La importancia del ejercicio físico ha crecido enormemente en los últimos años, dado el conocimiento de los infinitos beneficios que aporta a aquellas personas que lo practican diariamente.

Entre dichos beneficios procedentes de la actividad física podemos encontrar: la disminución de peso, la reducción del riesgo a padecer enfermedades incurables, la mejora de la salud mental y de la calidad del sueño, el aumento del buen humor, entre muchos otros.

Si tú también quieres disfrutar de las ventajas mencionadas, pero no sabes cómo empezar a hacer ejercicio físico, este artículo te ayudará a crear una rutina para hacer deporte en serio con las pautas y técnicas más adecuadas que indicaremos a continuación.

En primer lugar, es importante destacar que el inicio del entrenamiento y ejercicio no debe ser una imposición, sino que se debe afrontar con ganas y actitud positiva, e interiorizarlo como un estilo de vida, no como una obligación.

Cuando el apetito por el mundo fitness haya crecido dentro de ti, deberás comenzar con ejercicios básicos y aumentar progresivamente la intensidad de estos. Si, por lo contrario, comienzas con entrenamientos de gran intensidad puedes desanimarte rápidamente y tu apetito por la actividad física se verá mermado. Algunos ejercicios básicos que podemos practicar en casa son: flexiones de suelo y pared, abdominales, sentadillas, puente para glúteos, etc.

Sin embargo, deberás escoger la actividad que más te guste y que te motive a alcanzar los objetivos marcados. No solo se trata de realizar deporte, sino de trabajar hacia una dirección, una meta, lo cual te facilitará crear del ejercicio físico todo un hábito.

Un aspecto primordial es la parte previa al entrenamiento, es decir, el calentamiento y los estiramientos, los cuales son muy necesarios de realizar durante nuestras rutinas. Siempre hay que estirar y calentar antes y después del ejercicio físico, pues nos permite: reducir la rigidez de nuestros músculos y el dolor de espalda, mejorar la circulación y equilibrio… Especialmente, destacar que los estiramientos reducen las probabilidades de padecer alguna lesión procedente de la actividad física.

El calentamiento debe durar entre 5 y 10 minutos, estirando concienzudamente los distintos grupos musculares, repitiendo varias veces los ejercicios, en cada uno de dichos grupos, durante varios segundos.

Recuerda; ¡Nunca es tarde si la rutina es buena!

Para que tu entrenamiento sea eficaz necesitas complementarlo con una dieta sana y equilabrada

El deporte es una parte fundamental que debe llevarse a cabo para mejorar la salud y bienestar físico y mental. Sin embargo, el ejercicio físico debe combinarse con una adecuada dieta, priorizando el consumo de frutas, verduras y nutrientes adecuados, evitando los productos ultraprocesados y las grasas poco saludables.

Además, establecer unas pautas alimentarias puede resultar de gran ayuda para mejorar y mantener la dieta como, por ejemplo, establecer unos horarios determinados para las comidas diarias o evitar el consumo de alcohol y tabaco.

Si necesitas asesoramiento, en Entrenador a domicilio disponemos de un gran equipo de profesionales que te ayudarán a alcanzar tus objetivos y sentirte mejor contigo mismo. ¡Ven con nosotros a entrenar!