El post entrenamiento es la fase que viene inmediatamente después del ejercicio físico a la cual debemos prestar mucha atención para que los objetivos fijados lleguen a cumplirse. En Entrenador a domicilio damos la misma importancia a las horas de actividad deportiva como a los hábitos que adquirimos tras esta, pues de ellos también va a depender que consigamos las metas propuestas.

El periodo de recuperación es vital para un rendimiento óptimo del entrenamiento. Nuestro personal trainer en Málaga te explica a continuación los conceptos clave a tener en cuenta para sacar el máximo provecho a tu post entreno.

Post entrenamiento: aquí comienza tu recuperación

Como ya hemos comentado en otras publicaciones, los estiramientos son esenciales para prevenir lesiones y volver a la calma tras el training. Aunque realmente forma parte del entrenamiento, debemos mencionar esta rutina como fundamental para recuperarnos. Un buen stretching al terminar la sesión deportiva relaja los músculos, libera tensiones y previene posibles dolores, así que… ¡prohibido irse sin estirar!

Hidratación: antes, durante y después

La reposición de agua y sales minerales tras la actividad física es esencial para un correcto rendimiento y, sobre todo, mantener un buen estado de salud. Durante todo el entrenamiento y mediante la toma de pequeños sorbos, debe evitarse la sensación de sed, de forma que se impida un estado de deshidratación.

En sesiones largas e intensas se recomiendan bebidas isotónicas que nos hagan recuperar el glucógeno muscular consumido durante el esfuerzo. Estos depósitos se vacían en mayor o menor medida dependiendo de la intensidad del ejercicio y deben recargarse justo al acabar. Pues es en las dos horas siguientes cuando se estimula la liberación de insulina para la fabricación de reservas energéticas. La recuperación de líquidos después de entrenar representará la hidratación del siguiente entrenamiento.

Alimentación: rendimos según comemos

El glucógeno se recuperará más rápido si nuestra alimentación es adecuada, factor importantísimo en el plan de entrenamiento. Ingerir alimentos de alto índice glucémico en los minutos posteriores hará que los depósitos de hidratos de carbono se repongan y disminuya la sensación de fatiga.

Post entrenamiento para evitar la lesión

Así mismo, la comida post entrenamiento debe incluir proteínas que ayudarán a la recuperación del tejido muscular. Esta puede hacerse a través de carne de aves, pescados, huevos, quinoa y/o yogures. El cuerpo reaccionará mucho mejor al ejercicio.

Descanso: sueño reparador

Tan importantes son los aspectos anteriores como descansar y dormir lo suficiente. El cuerpo necesita ese periodo de descanso tras ejercitarse, donde se recuperará del agotamiento. De la misma manera, con el descanso se evitan contracturas, calambres y sobrecargas, entre otros.

Dormir bien, en calidad y cantidad, es fundamental para rendir adecuadamente, al igual que tomarse días de descanso en nuestra rutina deportiva. Tu plan de entrenamiento debe incluir jornadas dedicadas exclusivamente a la recuperación del cuerpo o si no el rendimiento se estancará.

El post entrenamiento es mucho más que estirar al terminar. Mejorar los resultados o simplemente encontrarse bien dependerá además de llevar una alimentación equilibrada y un buen descanso. Déjate aconsejar por Entrenador a domicilio y empieza ya a ver resultados de verdad. ¡Infórmate sin compromiso!